• Inicio
  • >
  • Blog
  • >
  • Ataque cardíaco vs. Paro cardíaco súbito
Ataque cardíaco vs. Paro cardíaco súbito

Primeros auxilios |

LÉELO EN 6 MIN.

Ataque cardíaco vs. Paro cardíaco súbito

   
Publicado el 25 marzo, 2020

Normalmente confundimos los términos ataque cardíaco con paro cardíaco súbito, pero existen diferencias entre ambos y hoy queremos compartirlas contigo.

¿Qué es un ataque cardíaco?

Según la Asociación Médica Americana (AMA), un  ataque cardíaco ocurre cuando el suministro de sangre a una parte del músculo cardíaco en sí, el miocardio, se reduce o detiene severamente. La reducción o detención se produce cuando una o más de las arterias coronarias que suministran sangre al músculo cardíaco están bloqueadas. Esto generalmente es causado por la acumulación de placa (depósitos de sustancias similares a la grasa), lo que se conoce como aterosclerosis. La placa eventualmente puede estallar, desgarrarse o romperse, creando un "obstáculo" donde se forma un coágulo de sangre y bloquea la arteria. Esto lleva a un ataque cardíaco. Si el suministro de sangre se corta durante más de unos pocos minutos, las células musculares sufren una lesión permanente y mueren. Esto puede matar o desestabilizar a alguien, dependiendo de la cantidad de músculo cardíaco dañado.

A veces, una arteria coronaria se contrae temporalmente o sufre espasmos. Cuando esto sucede, la arteria se estrecha y el flujo de sangre a parte del músculo cardíaco disminuye o se detiene. No estamos seguros de qué causa un espasmo. Un espasmo puede ocurrir en vasos sanguíneos de apariencia normal, así como en vasos parcialmente bloqueados por aterosclerosis. Un espasmo severo puede causar un ataque cardíaco.

El término médico para el ataque cardíaco es infarto de miocardio. Un ataque cardíaco también se denomina trombosis coronaria u oclusión coronaria. En Chile particularmente, los ataques cardíacos son la primera causa de muerte, y es más frecuente en mujeres.

¡Descarga el caso de éxito de Metlife!

¿Qué es un paro cardíaco súbito?

La Sudden Cardiac Arrest Association tiene una excelente  hoja informativa sobre el paro cardíaco súbito  disponible para descargar, aunque el contenido está en inglés. Sin embargo, en uno de sus textos escriben lo siguiente; “...El paro cardíaco súbito (PCS)  es una de las principales causas de muerte en los EE. UU., y causa la muerte de casi 300,000 personas cada año", eso es más que la tasa de mortalidad total para el cáncer de mama, el cáncer de pulmón y el VIH / SIDA combinados.

Un PCS puede atacar a personas de cualquier edad, sexo, raza e incluso a aquellos que parecen gozar de buena salud, como lo demuestran los atletas profesionales de clase mundial en su mejor momento.

Durante un PCS, la función del corazón cesa de forma abrupta y sin advertencia. Cuando esto ocurre, el corazón ya no puede bombear sangre al resto del cuerpo y, en más del 90% de las víctimas, se produce la muerte. Esto generalmente se produce cuando los impulsos eléctricos en el corazón afectado se vuelven rápidos (taquicardia ventricular o “VT”) o caóticos (fibrilación ventricular o “VF”), o ambos. Estos ritmos irregulares del corazón son arritmias.

En resumen, el público en general y los medios a menudo se refieren erróneamente a un PCS como un "ataque cardíaco masivo...", pero el PCS es un problema eléctrico, por el cual la arritmia evita que el corazón bombee sangre al cerebro y a los órganos vitales. Hay un cese inmediato del corazón. En la mayoría de los casos, no hay signos o síntomas de advertencia.

Por otro lado, un ataque cardíaco es un problema de circulación causado por una o más obstrucciones en los vasos sanguíneos del corazón, que impiden el flujo adecuado y el músculo cardíaco muere. Los síntomas incluyen dolor en el pecho, dolor irradiado en el brazo izquierdo, entre los omóplatos y / o la mandíbula, dificultad para respirar, mareos, náuseas, vómitos, y sudoración.

¿Qué puede hacer usted por alguien en que está sufriendo un ataque cardíaco?

La muerte cardíaca súbita ocurre en minutos, a menos que alguien haga funcionar nuevamente el corazón, ya sea a través de RCP (reanimación cardiopulmonar) o con un  desfibrilador, el cual utiliza una descarga eléctrica para que el corazón bombee correctamente.

Según la American Heart Association, la muerte cerebral comienza en solo cuatro o seis minutos, por lo que reiniciar el corazón rápidamente es vital. La reanimación cardiopulmonar puede costarles tiempo a los pacientes hasta que puedan sufrir una descarga con un desfibrilador, dice Abhi Mehrotra, profesor asistente de medicina de emergencia en UNC-Chapel Hill. Al comprimir el tórax, los rescatistas hacen circular la sangre y llevan oxígeno a órganos vitales como el cerebro. Las posibilidades de supervivencia de una víctima disminuyen entre un 7% y un 10% cada minuto que pasa sin RCP y desfibrilación. Pocas personas son revividas después de 10 minutos, según la American Heart Association.

Reanimación en caso de un PCS

La Asociación de Paro Cardíaco Súbito escribe: “Cuando alguien se colapsa debido a un PCS, la reanimación cardiopulmonar inmediata (RCP) y el uso de un desfibrilador externo automático (DEA) son esenciales para cualquier posibilidad de recuperación. Entre un 30 a 50 por ciento de casos sobreviven si se usa RCP y DEA dentro de los cinco minutos posteriores al colapso.

El DEA analiza el ritmo cardíaco de la víctima y, si es necesario, un comando computarizado indicará al usuario que presione un botón para administrar una descarga adecuada para restablecer el funcionamiento normal del corazón (El Powerheart AED G3 Plus completamente automático no requiere presionar un botón para administrar la descarga; el DEA libera el choque automáticamente).

Estos dispositivos son a prueba de fallas y no causarán daños al usuario, ni tampoco causarán una descarga si no es necesario. Para los pacientes en "FV", los estudios muestran que si se proporciona una desfibrilación temprana en el primer minuto, las probabilidades son del 90 por ciento de que se pueda salvar la vida de la víctima. Después de eso, la tasa de supervivencia cae un diez por ciento con cada minuto. Dicho esto, es de suma importancia contar con un aparato de desfibrilación.

Contacta a nuestro equipo y asesórate en lo que más puedas. Además, ya es una obligación que exige el estado chileno, y lo puedes comprobar acá.

Nueva llamada a la acción

Artículos Relacionados